Tundra Viajes

Blog

Viajes Estados Unidos: Chicago y su paisaje arquitectónicoTundra Viajes

Viajes Estados Unidos: Chicago y su paisaje arquitectónico

Chicago es actualmente la tercera ciudad más grande de Estados Unidos y un auténtico referente arquitectónico a nivel mundial.

 

Dinámica y vibrante, Chicago se caracteriza por ser uno de los principales motores económicos de Estados Unidos, hecho del que siempre se han mostrado particularmente orgullosos sus habitantes.

 

Sin embargo, no siempre fue así. Y es que no es hasta la segunda parte del siglo diecinueve que Chicago pasa de ser una pequeña población del medio oeste, a ser el principal centro financiero de la costa oeste de Estados Unidos.

 

Y justo cuando más engrasados estaban sus motores, sucedió algo totalmente inesperado: el Gran Incendio de Chicago.

 

Por aquél entonces los edificios de la ciudad habían sido construidos de madera casi en su totalidad, motivo por el cual a las llamas no les resultó nada difícil avanzar de manzana en manzana, arrasándolo todo a su paso, llegando incluso al otro lado del río.

 

Esta desgracia, que se cobró la vida de varios cientos de personas, que dejó sin hogar a otros cientos de miles de familias y  que dejó abatida a la población de Chicago; finalmente terminó convirtiéndose en el más importante punto de inflexión de su historia. Pues, es a partir de este momento y gracias al Gran Incendio de 1871, que la población de Chicago se vino arriba y renació de sus cenizas, como si de la mismísima Ave Fénix se tratase.

 

Existía la imperiosa necesidad de reconstruir Chicago y eran muchos los arquitectos dispuestos a cooperar en su reconstrucción, aportando sus mejores ideas y aplicando las técnicas más novedosas del momento. 

 

Las calles de Chicago pasaron de ser una caótica maraña, reflejo del descontrol urbanístico que reinó en la ciudad desde sus inicios; a presentar forma de cuadrícula, con calles rectilíneas que dibujaban un ángulo recto al cruzarse con otra.

 

Las estructuras de los edificios de Chicago pasaron de ser de madera e inflamables, a ser de metal e ignífugas.

 

Y los edificios de Chicago pasaron de contar con tres o cuatro plantas, a sobrepasar las 9 plantas, lo que les hizo valedores de llamarse “rascacielos”.

 

El primer rascacielos construido con una estructura de metal fue el Home Insurance Building, que contaba con 10 plantas y 42 metros de altura. Diseñado por diseñado por William Le Baron Jenney, fue derruido a principios del siglo siguiente.

 

Sin embargo, son muchos los rascacielos construidos en aquella época y que todavía hoy siguen en pie. Emblemáticos edificios que en la mayoría de los casos han pasado a ser considerados de gran interés histórico y cultural, local y nacional.

 

Edificios como, por ejemplo, el Reliance Building, diseñado por los arquitectos John Root y Charles B. Atwood, y que se caracteriza por sus grandes ventanales de vidrio, una tendencia que predominaría durante el siglo siguiente.

 

A diferencia que en la vecina Nueva York, en Chicago los rascacielos eran elegantes y contaban con un amplio y armonioso vestíbulo. De marcado estilo neoclásico, eran edificios destinados a múltiples usos. Mientras que las plantas superiores presentaban espacios polivalentes, ocupados habitualmente por oficinas; en sus plantas bajas se instalaban restaurantes y tiendas de todo tipo.

 

Era tan particular y característico el estilo arquitectónico de los rascacielos de Chicago, que incluso crearon escuela: la Escuela de Chicago.

 

Y, en gran parte, resultado de todo aquel auge arquitectónico y artístico es la Chicago que conocemos hoy en día. La ciudad con uno de los skyline más atractivos de Estados Unidos e incluso del planeta.

 

Somos especialistas en viajes a Estados Unidos. Si deseas conocer nuestras propuestas de viaje a Estados Unidos, te recomendamos visitar también esta página web.

 

¡Buen viaje a Estados Unidos!

Imagen corporativa:Xavier Marlí

Diseño y desarrollo web:Xavier Marlí