Tundra Viajes

Información

Viaje a la Antártida: viajes a la Antártida en veranoTundra Viajes

Los viajes a la Antártida en pleno verano son los más solicitados, motivo por el cual te recomendamos reservar tu viaje a la Antártida en verano con una antelación mínima de 9 meses

Viaje a la Antártida: viajes a la Antártida en verano

Tras la explosión de actividad que tuvo lugar en la Antártida durante la primavera, finalmente en enero llega el verano a la Antártida y con él los viajes a la Antártida más solicitados por nuestros clientes y por lo tanto los que requieren ser reservados con mayor antelación. 

 

Los meses de verano en la Antártida son solamente dos: enero y febrero, los más cálidos de la temporada. En este momento del año la fauna salvaje de la Antártida está ya en plena actividad.

 

Durante los viajes a la Antártida en enero habitualmente tenemos ocasión de ser testigos de como salen de sus huevos los pichones de los pingüinos. Sin embargo, el verano llega antes a las Islas Shetland del Sur que a la Península Antártica, así que es posible que podamos presenciar también este momento a finales de diciembre durante los viajes a la Antártida que incluyan las Islas Shetland del Sur.

 

Durante los viajes a la Antártida en febrero habitualmente tenemos ocasión de ser testigos de como los pichones van creciendo y se reúnen en guarderías, una de las escenas más divertidas que podamos presenciar durante nuestros viajes a la Antártida.

 

Entre otras escenas cotidianas que habitualmente tenemos la suerte de presenciar durante nuestros viajes a la Antártida en verano, se incluye también el momento en que los pingüinos adultos regresan del mar con krill para alimentar a las crías. 

 

Es también durante el verano antártico cuando las crias de lobos y elefantes marinos abundan en las playas de la Antártida y las Islas Shetland del Sur; así como abundan las ballenas en las aguas que rodean la Antártida. El verano es, pues, un momento fantástico para poder ver ballenas durante nuestros viajes a la Antártida.

 

En febrero el retroceso del hielo nos permite navegar cada vez más al sur de la Península Antártica, aunque todavía tendremos que esperar algo más para poder cruzar el Círculo Polar. Éste es un viaje a la Antártida que habitualmente tendrá lugar durante el mes de marzo.

 

En cualquier caso, es importante tener presente que la fauna salvaje y las buenas condiciones climáticas ni están garantizadas, ni con controlables. Motivo por el cual, durante un viaje a la Antártida y más que nunca es necesario ser flexible y mantener siempre la mente abierta.

 

Aquí podrás consultar todos nuestros viajes a la Antártida. Si deseas recibir un presupuesto detallado, por favor rellena y envía toda la información solicitada aquí

 

¡Buen viaje a la Antártida!

Imagen corporativa:Xavier Marlí

Diseño y desarrollo web:Xavier Marlí